fbpx
Blog

A propósito de las elecciones: ¡pare bolas! 

Por: Hainer Alvernia.

Columnista de Opinión

Es común en nuestra tierra Santandereana, observar a tradicionales o paleozoicos caciques políticos que cómo diría una canción no se dejan ver “sino cuando llegan las elecciones y llegan a joder con los colores y los dotores que tanto harán”.

Las elecciones que nos corresponden a los colombianos en poco más de un mes (y las del próximo año) no son ajenas a estas tradicionales castas políticas que tanto han luchado… ¡Por hacerse con el poder departamental! Pero que poco o nada han hecho por el desarrollo de Santander, por gestionar recursos para el departamento y velar porque estos sean cabalmente invertidos en proyectos que beneficien y mejoren las condiciones de los santandereanos; ni siquiera se han dado la “pela” por defender los intereses de los paisanos y la tierra que nos vio nacer.

Esta peligrosa y antiquísima clase política que cuenta también con nuevos y jóvenes integrantes y que ronda hoy por hoy por las ciudades y municipios (hasta que pasen las elecciones y vuelvan a la burbuja donde viven) tomándose fotos con los ciudadanos de a pie y dándoles palmaditas en la espalda, no ha movido un “sieso” por las personas de la tierrita y se han dedicado a disputarse la burocracia departamental y a hacer triquiñuelas para engañar a ingenuos e incautos.

No es de extrañar ver a los candidatos del Partido (cuyo nombre no quiero acordarme), que históricamente ha desangrado las arcas de Santander y estancado el desarrollo departamental y tristemente siguen siendo mayoría acá, prometiendo lo mismo que no han cumplido y haciendo campaña hablando de la corrupción, ¡hágame el favor! Así mismo no es inusual observar a los famosos “paracaidistas”, esa clase que despega de su histórico terruño político y busca aterrizar en alguna otra colectividad, no por afinidad sino por oportunismo e interés;  por tenerle en partido ajeno una curul al otro: todos unos “travestis políticos”.

¡Pare bolas! Mi paisano lector, con los personajes que se pierden cuatro años y vienen a aparecerse sólo para elecciones, esos individuos que no sufren la cotidianidad del santandereano de a pie, esa clase política que históricamente ha insistido en perjudicarnos al frenar el crecimiento departamental o siendo indiferentes con las problemáticas y necesidades que nos aquejan. Pare bolas…con esos muchos que migran de partido, cambian de logo o color, pero los mueven los mismos intereses de la misma “rosca” y ahora pretenden engañarnos vistiendo otra camiseta.

Pare bolas con los venerables ancianos de siempre que siempre han incumplido, o con el hijo o pariente de “este o aquel” que simplemente lo va a remplazar.

Un minuto de reflexión: 

Para ver quién es quién. Para recordar de dónde viene el candidato, dónde está, qué es lo que piensa, qué propone y quién está con él.

Una invitación:

A premiar a quienes han hecho bien su trabajo brindándoles el honor de ser elegidos nuevamente.

A castigar a quienes no cumplieron o han hecho y deshecho para perjuicio nuestro.

A darle oportunidad a los jóvenes, pues más vale honestidad y principios que maquinarias y títulos…pero vigilemos sean jóvenes que representen la renovación política y no la continuidad de los mismos para hacer las mismas triquiñuelas de siempre.

Santander y Colombia necesitan y merecen una nueva generación de políticos: jóvenes íntegros, de convicciones firmes y de un corazón tan grande para sacar adelante nuestro país y región, para superar los males políticos que nos aquejan e impiden la realización de aquella consigna que nos exhorta a ser la raza que lucha y sueña en la conquista del porvenir.

¡Pare bolas!

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top