Ambiente

Derrame de petróleo en La Lizama no era previsible

Derrame de petróleo en La Lizama era imprevisible para Ecopetrol

Abril 2 de 2018

El derrame de petróleo en La Lizama, corregimiento de Barrancabermeja, es un hecho que era imprevisible, afirmó el presidente de la Empresa Colombiana de Petróleos ECOPETROL, Felipe Bayón, en entrevista concedida al mediodía de hoy a la emisora W Radio.

Según Bayón, la zona que presentó un derrame de petróleo que ha sido objeto de gran especulación en redes sociales y donde se encuentra el pozo 158, tiene afloramientos naturales de petróleo.

Los primeros indicios de derrame de petróleo se detectaron el pasado 2 de marzo en un cultivo de palma de aceite, detectamos de donde venía la fuente del hidrocarburo y pudimos confirmar que efectivamente era producto del pozo, informó Bayón, a la vez que aclaró que han reforzado el plan de contingencia en la media que eso se requiera.

El derrame de petróleo no fue de 20 mil barriles

El derrame de petróleo estimado por Ecopetrol es de 550 barriles, equivalente a lo que pueden transportar casi tres tractomulas, y no los 20 mil que especularon en redes sociales; y se presentó entre el 12 y el 15 de marzo sobre cuerpos de agua, periodo de tiempo en el que Ecopetrol ha adelantado todo el monitoreo y el anuncio respectivo de intervención a todas las autoridades interesadas.

D acuerdo con Bayón, el derame de petróleo dio una impresión de haber sido mayor por lo que también corrieron fluidos de agua y barro.

“El derrame de petróleo llegó hasta la desembocadura de Caño Muerto al río Sogamoso. Se están haciendo monitoreos permanentes, tomando muestras de agua sobre la desembocadura del caño, y sobre el río hay barreras instaladas”, reportó Bayón, así como agradeció “las fotos, los vídeos y toda la información que aporta la comunidad; nos sirve para poder tener clara toda la atención que se debe dar a la zona”.

Le vamos a responder a las comunidades

El presidente de Ecopetrol reconoció que el derrame de petróleo afectó 24 kilómetros de la quebrada La Lizama y el caño Muerto, lo que implica una extensión de pastizales y riveras de los cuerpos de agua.

La presencia que por años ha hecho Ecopetrol en la zona y su proyección de permanecer en ella es la principal garantía de Ecopetrol para las comnidades afectadas. “Tenemos un centro de atención al que han ido 80 personas con quejas, reclamos y hemos reubicado 81 personas de manera preventiva. Se está ayudando con la revisión de mascotas”.

En cuanto a la pesca, Bayón reveló que están trabajando con 11 asociaciones de pescadores, de los cuales 120 hacen parte de la labor la respuesta, pues “son los que conocen al río de manera íntima. Estamos prestando ayudas: la Fundación ha comprado esos pescados, estamos en diálogo, ellos nos dicen que trabajemos en la mitigación y luego en el plan de mediano y largo plazo del río”.

Bayón informó que el derrame de petróleo no llegó al río Magdalena, que era algo fundamental, gracias a las labores de contención y recuperación del crudo que cayó al agua.

El pozo 158 no estaba abandonado

El presidente de Ecopetrol precisó que el informe de la Contraloría que sugería deficiencias en la atención de pozos abandonados, fue recibido en 2015 y en 2016 se inició el proceso de abandono de los untos denunciados, y a hoy ya están abandonados, es decir que técnicamente no vuelven a fluir.

“Nosotros como Ecopetrol abandonamos entre 200 y 220 pozos todos los años. Es un procedimiento que incluye algún elemento metálico, se sellan y se llenan con tapones de cemento y queda el pozo sin conexión entre el yacimiento y la superficie”, explicó Bayón.

El pozo Lizama 158 no hacía parte del reporte de la Contraloría, porque no estaba abandonado. “Estaba en término de decidir si lo reactivamos o tenemos que abandonarlo y en ese proceso sucedió el derrame. Personalmente ordené una investigación para entender si todas las decisiones se tomaron dentro del alcance  y los tiempos correspondientes”.

Esperar los resultados de la investigación para no especular

El equipo especializado que se trajo de Houston para determinar la causa del derrame ya va en un 40 por ciento del proceso de armado. “Es una estructura de 160 toneladas y de 40 a 45 metros de altura, y permite trabajar con un pozo en presión, pues normalmente cuando perfora no se tiene presión”.

Bayón explicó que el equipo permite entrar en el pozo, retirar elementos si se encuentran, entender mediante registros eléctricos cuál es la condición del pozo para definir si el problema fue de fallas en el revestimiento del pozo o recargas de presión provenientes de un sismo o zonas aledañas.

La incidencia de Hidrosogamoso es apenas una hipótesis

Para Bayón, todas las hipótesis están abiertas. “Hubo unas comisiones de la UIS en la zona y tuvieron en cuenta la teoría de la presión ejercida por la hidroeléctrica del Sogamoso. Cuando tengamos la información técnica, podremos conocer con exactitud la causa del derrame. Si se encuentra un cizallamiento de la tubería, es un tema externo mas grande de la región que hay que entender, y en ello participarán expertos”.

Por se una situación atípica, que no había sucedido en los cerca de 10 mil pozos que tiene Ecopetrol, los resultados de la investigación son muy importantes porque permitirá determinar si hay cosas por corregir y ajustar. “Somos los mas interesados en entender qué pasó”, insistió Bayón.

Lea también: Autoridades y comunidades se unen para detener desastre ambiental en Santander

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top