Blog

El caballito de la contratación

 

 

 

 

 

Columnista de opinión:  Laura Luna

Twitter: 

 

“Saber que el país está en una profunda crisis es una redundancia. Yo propongo que entre todos echemos de pa’ atrás y  busquemos las razones de por qué el país está como está”.

Jaime Garzón

 

Recientemente, por solicitud de la Fiscalía General de la Nación se impuso medida de aseguramiento en centro carcelario al exalcalde de Bucaramanga Luis Francisco Bohórquez Pedraza y a Leonardo Luna Escalante, señalados de cargos relacionados con celebración indebida de contratos sin cumplimientos de requisitos legales, interés indebido en la celebración de contratos y peculado por apropiación.

Otro caso más de corrupción en la contratación que evidencia lo lejos que están nuestros políticos de representar los intereses colectivos de ciudadanos en un territorio y lo mucho que se acercan a posicionarse en puestos públicos para favorecerse de manera privada. Bohórquez Pedraza venía siendo investigado por presuntas irregularidades en la adjudicación de contratos a algunos feligreses de la iglesia Manantial de Amor.

De esta manera el ente acusador determinó que para la época de la elección del ex mandatario, como alcalde de la ciudad, personas cercanas a él y familiares suyos constituyeron antes de la posesión en su cargo cinco sociedades, con las que lograron hacerse a contratos por 15 mil millones de pesos. Planearon previo al triunfo, garantizaron el alcance de su poder y lograron llevar a cabo su cometido luego de la elección popular.

Con este antecedente se visibiliza el interés político y la rentabilidad económica que despiertan los cargos públicos. No en vano hace menos de un mes contábamos con alrededor de 50 precandidatos a la presidencia. Ninguno de ellos llegará a máximo líder de un país estable y sostenible (en cambio si, asumirán una nación en postconflicto), saben de la realidad nacional y aunque jamás lo reconozcan tienen la certeza de poder sacar provecho personal de la situación. Pescar en río revuelto.

No critico, ni desprestigio las ambiciones individuales y en cambio si admiro a quienes de manera altruista viven al servicio de terceros. Sin embargo, creo que nuestro sistema político merece mejores representantes y estoy segura que es posible obtenerlos. Para dirigir un país es necesario contar con habilidades administrativas y financieras, con aspiraciones económicas y rentables enlaces comerciales, pero no pueden ser esas las motivaciones del sistema político.

Hay que batallar en defensa de lo público y defender los intereses colectivos. Es posible y no por ello, una gestión (local, regional o nacional) debe irse a la bancarrota o generar pérdidas. Es un camino lento y empedrado donde se construye nación en el ejercicio de la ley y la justicia, paso a paso. Lo que viene pasando hace décadas es que, en la contratación, la corrupción y otros males algunos encuentran caballitos de batalla que llevan a algunos candidatos más rápido a la meta. Y no siempre el que llega primero, es el mejor.

Enmienda: Sobre el escándalo por ‘lobby’ que involucraría al hijo del Alcalde de Bucaramanga en una fallida contratación para procesamiento de residuos, el primer mandatario en un comunicado arremetió contra los señalamientos pero no argumentó su postura y a veces no funciona el dicho de que la mejor defensa es el ataque. Que las pruebas evidencien los hechos.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top