Blog

El lío de las consultas

 

Columnista de opinión:  Laura Luna

Twitter: @LauraMLuna

 

"Todo necio confunde valor y precio".

Antonio Machado

 

Primero fueron Juan Fernando Cristo y Humberto de la Calle, quienes el pasado 19 de noviembre se enfrentaron en la consulta liberal que dejó el sinsabor de la poca participación y sembró la inquietud entre los ciudadanos respecto a la efectividad de esta herramienta electoral.

Las consultas interpartidistas son costosas y no convencen en su propósito de representar a una mayoría. Con ellas se busca establecer alianzas con un alto componente programático e ideológico, que asegure un puesto en la segunda vuelta electoral y garantice la mayor cantidad de votos. Sin embargo, también significan la capacidad del pueblo de elegir, son un instrumento puro de la democracia.

Por eso, ser defensores o detractores de las consultas es tan sencillo. Equilibrar las ventajas con las desventajas es un ejercicio de argumentación difícil de sostener en un país polarizado como Colombia y desvirtúa el carácter político de la contienda.

Ahora se avecina la elección del representante de la centro derecha donde se enfrentan Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez. Y también del candidato de la de centro izquierda donde medirán fuerzas el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro y el exalcalde de Santa Marta Carlos Caicedo. Junto a los ganadores, estará el ya elegido De la Calle para nutrir el abanico de presidenciables.

Y entonces el panorama nacional alista sus fuerzas para enfatizar en los rencores y ensillar los caballitos de batalla, con furias partidistas, montajes y rencillas ancestrales. Las noticias ahora se enfocan en los 33 mil millones de pesos presupuestados por la Registraduría para el evento a realizarse este 11 de marzo junto a las elecciones legislativas. Tenemos que bajarle a los niveles de conflicto que alimentamos para mediar, entre lo importante y lo necesario.

Es más valioso educar al respecto y que los ciudadanos sepan que ese día, en las consultas interpartidistas solo podrán participar quienes soliciten hacerlo en sus puestos de votación, es decir, que pidan el tarjetón, y únicamente se podrá votar por una de las dos. Que el resultado impulsará a un candidato y seguramente, disminuirá la posibilidad de ganar de otro. Ejercer nuestro derecho a la democracia, como principio de ciudadanía.

No obstante, reconozco que los más de 70 mil millones que a la fecha llevamos acumulados en consultas (liberal, centro derecha y centro izquierda) podrían ser más valiosos en inversiones que garantizaran mejorías en la calidad de vida de los colombianos (educación, salud, medio ambiente) pero ya que ese dinero no será destinado a tan noble y justa causa, me regocijo en saber que está pagando la garantía de cada uno de los votantes de ser representados por quien eligieron. De eso se trata.

Enmienda: Ojo con el estado actual de las obras de urbanismo táctico, estrategia que implementó hace poco menos de un año la Alcaldía de Bucaramanga. Más allá del deterioro y el mal trato que le han dado los bumangueses, el Gobierno local debe proponer campañas cívicas, operaciones de seguimiento, sanción y restauración para garantizar la continuidad del proyecto.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top