Denuncias

El ‘Trump degradado’ que gobierna a Mogotes

Octubre 13 de 2016

La campaña a la presidencia del país más poderoso del Mundo, está girando en torno a la manera vulgar y degradante como se trata a las mujeres. El sábado 8 de octubre, The Washington Post divulgó un video en el que el candidato republicano Donald Trump aludía a su menosprecio por el sexo femenino, argumentando que cuando se es "una estrella, ellas te dejan hacerlo. Uno puede hacer lo que quiera". La defensa de Trump consistió en acompañarse de cuatro mujeres que se declararon víctimas del acoso del expresidente Bill Clinton, esposo de la candidata demócrata a la Presidencia, con lo cual quiso defenderse al insinuar que una cosa era hacer comentarios imprudentes y otra causar el daño. Pues el día de ayer, el New York Times hizo públicos los testimonios de dos mujeres que fueron abusivamente tocadas por el candidato Donald Trump, una durante un vuelo y otra cuando visitaba la Trump Tower.

Y aunque para el público machista, este tipo de sucesos no dejan de ser escándalos menores, lo que reflejan es que en este momento de la vida humana, se reduce cada vez el espacio para la discriminación y la violencia de género, y se vuelve insostenible e inaplicable en el ejercicio del liderazgo y las responsabilidades públicas. Colombia no se ha quedado atrás en esa lucha por el respeto y las libertades personales, y ha elevado al unísono, las medidas legales y sociales necesarias para proteger la dignidad de la mujer, tan maltratada históricamente a pesar de su rol protagónico en la construcción y sostenibilidad de la sociedad.

Aunque el caso de Trump es patético y despierta la indignación global, Carácter ha recibido la denuncia de un caso en el mismo sentido, pero degradado, ya que no se trata de una estrella la que lo ejecuta, sino del primer servidor del municipio de Mogotes, en el departamento de Santander, con más de 300 años de existencia, decorado con una imponente iglesia de particular arquitectura y habitado por gente laboriosa, heredera de las artes del fique y de la receta de un bocadillo suave y exquisito, diferente al veleño.

Giovanni Rodríguez Avellaneda logró convocar en su favor, una coalición multipartidista que le permitió ganar las elecciones en su municipio y posesionarse como alcalde el 1º de enero de 2016. Pero lejos de cumplir con las expectativas, parece que Rodríguez olvidó que ocupa un cargo de servicio público, y lo confunde con el de estrella del mundo de los negocios y del entretenimiento, y empezó a hacerse notar, no como buen administrador y gestor, sino con la confianza de Trump para atropellar mujeres a su antojo.

Carácter ha conocido sendas denuncias que dan muestras de la agresión machista que hoy vive Mogotes. Una de ellas, en contra de una mujer cabeza de familia, a la cual le tiene retenido el pago de su CPS (contrato de prestación de servicios) por cuenta de supuestos rumores que tienen ofendido al mandatario del Municipio. El otro, la manera como agrede sin respeto alguno a una líder que ha ejercido como concejal por el Partido Liberal en los últimos 4 periodos.

Y para completar el escenario, los moradores del municipio atestiguan que el vínculo del alcalde con la presidente del Consejo trasciende lo profesional. Dicha percepción es avalada porque las expresiones vulgares del Alcalde con todas las mujeres, no son las mismas con las que se muestra Rodríguez con la presidente de la Corporación.

El ejercicio de intimidación desde el poder público en contra de la dignidad femenina, es censurado por el mundo actual. Si una estrella de los negocios como Donald Trump está siendo repudiada por la opinión mundial, con más razón tiene validez una denuncia en el caso de servidores públicos santandereanos, responsables de mantener la vigencia de los valores de una tierra promotora de la libertad, que ha salido adelante por el notable esfuerzo y carácter de sus decididas y consagradas mujeres, a las que no les sobra esfuerzo para sacar adelante a sus hijos, con el fin de que lleguen a ser un ejemplo para la sociedad. Por eso el alcalde Rodríguez, contrario al mandato que recae sobre sus hombros, resulta una especie de Trump degradado.

Escuchar audio.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top