fbpx
Henrique Gómez Paris

General Naranjo entra al juego de desprestigio contra el coronel Aguilar (I)

Hugo Aguilar es el único líder político que le hace contrapeso real en Santander a Horacio Serpa. No parece casual que la tardía versión del general Naranjo que está muy comprometido con el Gobierno Nacional, coincida con el accionar de un comunicador al que recién le adjudicaron un canal de televisión, la editorialista del diario liberal de Bucaramanga, y una twittera que súbitamente dejó de criticar al actual Gobernador liberal para obsesionarse contra el Coronel.

Por Henrique Gómez Paris

@hgomezparis

Mayo 8 de 2017

En su tercera columna de ataques contra Hugo Aguilar, Daniel Coronell dice que la versión de Oscar Naranjo (actual Vicepresidente de Santos) sobre la muerte de Pablo Escobar, es la más creíble. Debo contradecir al periodista escudero de Serpa, a quien de repente se le perdió del horizonte el descomunal escándalo de corrupción que salpica al Gobierno, para enfocar su atención sobre un actor de la política santandereana, que tal parece se vuelve importante por ser el único contradictor fuerte de su aliado político, en un Departamento que tradicionalmente ha sido bastión del liberalismo.

Daniel Coronell cita al general Naranjo, quien llegó a la cumbre del Poder Ejecutivo sin haberse batido en plaza pública y contar con trayectoria política alguna; y con ese desparpajo, hace afirmaciones de un hecho en el que no estuvo presente. Previo al párrafo en el que afirma que Hugo Aguilar no fue el oficial que neutralizó a Pablo Escobar, Naranjo relata que esa operación coincidió con la presencia de mi general Gómez Padilla en Medellín, y por tanto el mando institucional estuvo informado en tiempo real y al instante del desarrollo de esas acciones.

Pues bien, el propio general Gómez Padilla, director de la Policía en el momento del operativo contra Pablo Escobar y quien a diferencia de Naranjo si estuvo presente en el lugar donde fué abatido el capo, le concedió en 2013 a Néstor Morales de Blu Radio, la versión fidedigna de lo sucedido (escuchar entrevista):

  • Néstor Morales: ¿Quién adelanta el operativo en el techo? ¿Cómo es el operativo de persecución?
  • General Gómez: (…) El joven (teniente Martínez Bolívar) le informa al grupo de asalto que dirige el teniente coronel Hugo Aguilar. Le señala la casa. Ellos se bajan, encuentran al ‘limón’ lo dan de baja en el vestíbulo de la casa; oyen ruidos en el segundo piso; siguen al segundo piso; ven cuando  una persona salta por la ventana; descubren que es Pablo Escobar; le conminan captura pero Pablo Escobar  con su lema de que ‘prefería una tumba en Colombia y no una cárcel en los Estados Unidos’, opuso resistencia, porque las instrucciones eran su captura. Y ante la violencia que él aplicó, la Policía reaccionó y lo dio de baja, directamente el teniente coronel Hugo Aguilar.
  • Néstor Morales: ¿A quién se le ocurre la idea del viaje de la familia a Alemania y después devolverlos?
  • General Gómez: Esto es trabajo de equipos muy consolidados, equipos que se reunían semanalmente con el Ministro de Defensa en Bogotá como en Medellín. Tenemos que hablar que hubo una dirección política del Presidente de la República y del Ministro de Defensa, que constantemente estaban impartiendo directrices; la dirección estratégica a mi cargo y la dirección táctica y operativa bajo la dirección de Hugo Martínez allá en el lugar de los hechos, y la operativa al mando del coronel Aguilar.
  • Néstor Morales: ¿El general Naranjo, que hacía en ese momento?
  • General Gómez: Oscar Naranjo hacia parte del equipo de la dirección estratégica y él evaluaba la información que se  recibía por todas las fuentes para precisamente impartir instrucciones al Bloque de Búsqueda. Valiosísima la actuación del mayor Oscar Naranjo en ese momento. Era de mi equipo de trabajo.

Adicional a la tibia referencia de Naranjo, Daniel Coronell se apoya en el libro Así Maté a Pablo Escobar para utilizar la parte que le conviene a su versión; omitiendo con toda la intención, el crédito que en la misma hoja consultada por el columnista, el coronel Aguilar le da a sangr’eyuca, que no es otra persona que el agente Barragán, de quien escribe el autor (página 164) que por ser alto, por encima de mi cabeza le hizo un tiro de R-15 que le dio en el oído. En ese momento Escobar cayó por el hueco de la ventana.

AGUILAR Hugo. Así maté a Pablo Escobar. Páginas 164-165 

Con respecto a los objetos que quedaron con el cadáver de Escobar, la validez de lo sucedido la tiene el acta de levantamiento: la pistola de Pablo Escobar la toma la autoridad judicial que hizo la diligencia y que consignó en ella lo encontrado. Tal como sucedió con la serie producida por RCN ‘Bloque de Búsqueda’, el coronel Aguilar le agregó  ficción a la producción europea que el columnista de Semana se esmeró en localizar; constituyéndose en una versión fantasiosa que no tiene peso frente a la constancia oficial de lo acontecido en la escena real del operativo.

El juego político que por el momento pone a Naranjo del lado de Horacio Serpa, y de la que sirve Daniel Coronell como megáfono, sin duda lo lleva a desconocer el trabajo en el campo de batalla de su superior, el coronel Aguilar, y la veracidad de quien tuvo conocimiento real y directo de lo sucedido, como lo fue el general Gómez Padilla. La razón es evidente: Hugo Aguilar es el líder que mas afecto convoca en Santander, por su capacidad de trabajo, su compromiso para cumplir con la palabra empeñada, y a tener presente las necesidades de la vida rural en la que nació y creció, inclinándose siempre por escuchar y resolver las propias de sus coterráneos.

Cómo dichas fortalezas no las tiene la clase política regional, a Aguilar le queda realmente fácil mantenerse vigente y constituirse por ello en un estorbo para la maquinaria liberal; que si no fuera por la irrupción del Coronel en el escenario, seguiría manteniendo a Santander sin ningún obstáculo, como un territorio de última categoría. Y como no fue suficiente la condena en su contra para desprestigiarlo, el recurso que les queda es el de la difamación, pues de resultados para la gente, poco y nada aprenden.

En la segunda parte de esta columna, me referiré a la twittera Leszli Kalli, quien se concentra en desprestigiar a Hugo Aguilar, en un momento en el que aplaude al gobierno liberal de turno de Santander, en cabeza de Didier Tavera, a quien no se cansaba de descalificar.

 

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top