fbpx
Blog

Más de 40 puntos

Columnista de opinión:  Laura Luna

Twitter: @LauraMLuna

“No hace falta un gobierno perfecto; se necesita uno que sea práctico”.

Aristóteles

 

Esa es la intención de voto que posicionará en las próximas elecciones como presidente de Colombia al candidato Iván Duque, según la medición que Invamer realizó para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA y que fue publicada esta semana, en la recta final de la jornada de campañas.

A días de la elección definitiva la encuesta muestra un ganador claro. Bien sea a nombre propio o bajo la sombra ineludible de la coalición uribista se mantuvo hasta el final como cabeza de lista. Duque Márquez cierra esta etapa de la competencia con una cifra nada despreciable: 41,5 por ciento.

Los simpatizantes, hondean banderas desde ya y sin embargo creo que es prudente invitar a pasar de la intención a la acción para poder festejar un triunfo. Yo que, aunque tengo otras preferencias políticas, no me considero detractora si quiero señalar las fallas que veo en la propuestas del favorito.

Empezaré por lo más mediático, la reducción y unificación del poder. Una sola corte. Eliminar los seis tribunales especializados para tener una ‘Supercorte’ como funciona, por ejemplo, en Estados Unidos. Al principio suena bien la reducción de dinero, procesos y empleados, pero el verdadero problema es que Colombia requiere de varios entes para cubrir sus necesidades ‘especiales’. No podemos pretender que la variedad de conflictos que tenemos se resuelva con una sola entidad. Es ineficiente, inútil e ineficaz.

Otro punto bastante discutible es su interés en la industria de hidrocarburos, extractiva y dañina. Sin mayor argumento que la rentabilidad económica, el discurso se queda en lo propositivo y no argumenta en métodos y estrategias rentables. Asimismo, lanza arengas donde asegura que hay que llenar el país de empleo y bajar gravámenes, como estandarte de su propuesta económica, pero flaquea en los detalles del cómo y no enfatiza en el proceso o los alcances de su plan.

Finalmente, y no menos importante su evidente subordinación frente al Senador y líder del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez. Uno puede evidenciar admiración profesional o personal por quien quiera, el lío en verdad es justificar el autoritario ejercicio de poder sobre una nación bajo la premisa de complacer a un ídolo. El candidato no ha reconocido ni una sola de las investigaciones legales que tiene el ex presidente e incluso ha manifestado que la seguridad democrática ha sido y es una política exitosa, aun cuando esta quedó marcada por el asesinato de jóvenes inocentes denominados falsos positivos.

La otra semana sabremos quien ganó. Eso sí, todos tenemos que ser críticos, porque la democracia no está solo en apoyar a aquel con quien simpatizamos o derrotar al rival. Pongamos la mano en el pecho para ser ciudadanos, seguidores y evaluadores de la política en pro del bien de la mayoría y no solo de nuestros intereses o nuestras más ciegas pasiones.

Enmienda: Duele el desastre ocurrido en la represa de Hidroituango en Antioquia pero es valioso señalar que NO es ningún desastre natural. Ha sido la MALA intervención humana la que ha rediseñado el territorio y la que pone en riesgo la vida de los habitantes. Allí como en muchos lugares del país, solo hay presencia de autoridades y expertos, el día de la desgracia. Ojalá el mal no sea mayor.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top