Blog

Presidenciales sin la FARC

Columnista de opinión:  Laura Luna

Twitter: @LauraMLuna

“Imputar la revolución a los hombres es imputar la marea a las olas”.

Victor Hugo

 

Se ha cumplido el sueño de miles, la FARC se retira de contienda electoral. Y cuanta ironía resume la política colombiana en esta acción, pues ha sido la misma vida la que ha sacado a Rodrigo Londoño de la contienda. Su deteriorada salud no le permitirá ejercer como candidato en este 2018 y el partido ha quedado sin representante.

La agenda nacional tiene que reconocer que el proceso de paz y la integración de la guerrilla a la vida pública, es solo una rama en el inmenso árbol de problemas que requieren estudio, atención y solución por parte de nuestros dirigentes. Ahora que el ‘enemigo’ no está en el tablero, reasignaran los títulos de castro chavista, guerrillero y revolucionario mamerto.

La ciudadanía tiene que entender, que el afán de la promoción para que los colombianos participen en la política se debe a que nuestras decisiones electorales se basan más en el terrorismo que en el conocimiento. No conozco a nadie que esté en contra de una propuesta concreta de -por ejemplo- reforma agraria del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Las pasiones pueden confundir la razón y desviarnos en el objetivo de posicionar al mando, a verdaderos líderes. Hay que estudiar las propuestas, ver su viabilidad, analizar la posibilidad de cumplimiento de las promesas de campaña y no solo señalar lo evidente. No tardarán los titulares:  ‘Seguidores de Timochencko se van con Petro’, que ‘La izquierda se tomará Colombia’ y que ‘Régimen comunista destruirá la nación’.

No nos apresuremos, que este país jamás ha sido verdaderamente gobernado por una línea política estricta. En verdad, acá solo nos han gobernado tibios y no estoy usando ese calificativo de manera peyorativa. Creo que los extremos tienen más de utópicos que de reales. Ahora bien, si creo que Colombia tiene que dejar de lado los gobernantes de antaño, atornillados al poder y apegados al sueldo que pagamos todos los colombianos, pero no por eso, considero que la única salida sea los nuevos ‘socialistas’ que disfrutan de bienes y lujos capitalistas.

Revisemos quien está pensando en lo tangible. Los que buscan disminuir las tasas de mortalidad infantil por desnutrición, o elevar la tasa de alfabetización. Quienes presentan planes posibles y no los que prometen eliminar el IVA. Esta es la realidad, este es el territorio que habitamos y no está siendo muy bien administrado. Es inevitable preocuparnos por eliminar moral y físicamente a los que por medio siglo nos atacaron y desangraron el país, pero aquí y ahora, nuestra prioridad es otra.

Ya no estamos peleando a muerte, sino construyendo a futuro. Si nos quedamos estancados en el pasado, van a seguir ganando los mismos y tendremos los malos resultados que ya conocemos. Finalmente es valioso recordarles que la revolución no dura para siempre. A pesar de las amenazas y atentados a Fidel en Cuba solo lo mató la vida y acá, a Londoño a pesar de la falta de garantías, el rechazo ciudadano y las múltiples protestas, solo la vida lo eliminó de la contienda.

Enmienda: Bala o piedra, la seguridad de un presidenciable se vio amenazada. Se evidencia que la reciente fuerza política de Gustavo Petro asecha a los sectores políticos tradicionales en Colombia y tiene que ser más visibles las medidas de seguridad para garantizar su integridad. Nuestro país tiene una lista inmensa de actos violentos alentados por la cobardía y el miedo. Y no, no soy petrista. Colombiana, nada más.

Comentarios de Facebook
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más populares

To Top